Saltar al contenido

¿Qué es la arqueología? ¿Qué tipos de arqueología existen?

¿Sabías que el término arqueología deriva de la unión de dos palabras griegas?

Se trata de la combinación de arkheos (antiguo, viejo) y logos (conocimiento).

Por tanto, puede decirse que la arqueología es la disciplina que se ocupa del estudio de lo antiguo.

Y a continuación, te contamos exactamente qué es la arqueología y qué tipos de arqueología existen.

¿Qué es y para qué sirve la arqueología?

La arqueología es una de las ciencias auxiliares de la historia, no deja de ser una subdisciplina de esta y es por ello que la mayoría de arqueólogos son historiadores licenciados.

Y como tal, esta nuestra ciencia se centra en el hallazgo, estudio y preservación de los objetos históricos.

¿Qué estudia la arqueología?

Las fuentes con las que trabaja la arqueología son los vestigios materiales, es decir, los fragmentos de arte que dejaron las civilizaciones pasadas, los restos de sus viviendas y sobre todo sus objetos cotidianos.

Aunque en esta ciencia también se recurre a fuentes documentales, el campo de trabajo de la arqueología es el yacimiento arqueológico, es decir, el lugar en que se pueden encontrar rastros tangibles de los sucesos históricos.

¿Por qué es importante la arqueología?

Muchas de las civilizaciones que nos precedieron no dejaron fuentes escritas.

Algunas no tenían escritura y otras sí la tenían pero no la usaban para cosas cotidianas o la reservaban para cuestiones muy concretas. 

Incluso en la sociedad actual existen situaciones históricas de las que no quedan suficientes registros documentales, como genocidios, episodios de represión estatal, guerras…

Ahí es dónde entra la arqueología, ya que esta ciencia no requiere de fuentes escritas, aunque a veces sí las utiliza.

¿Qué nos permite conocer la arqueología?

La arqueología permite saber cosas que no han quedado registradas en los textos que nos han llegado y, por tanto, saber qué ocurrió aunque nadie nos lo cuente. 

En algunos casos, las fuentes materiales también son escasas y la capacidad de conocimiento que nos brinda el trabajo arqueológico es limitada. Pero en otros casos la arqueología permite recabar mucha información.

Por ejemplo, los restos humanos y de herramientas hallados en los yacimientos de Atapuerca han logrado cambiar por completo la idea que teníamos de la expansión de la humanidad por el mundo.

¿Cuál es el trabajo de los arqueólogos?

Los arqueólogos se dedican básicamente a hacer tres cosas:

  • Localizar restos materiales de hechos históricos y sacarlos a la luz, normalmente mediante lo que llamamos excavaciones arqueológicas.
  • Proporcionar una descripción de esos restos y explicar qué pueden significar a nivel histórico.
  • Iniciar el proceso de conservación de los restos en cuestión. 

¿Qué utilizan los arqueólogos para hacer sus investigaciones?

La literatura y el cine han creado una imagen romántica del arqueólogo, personificada en personajes de cazatesoros que combaten el mal, como Indiana Jones y Lara Croft.

Pero eso, como el propio Indiana Jones explica a menudo, está bastante lejos de la realidad

La primera herramienta de un arqueólogo son los libros, ya que muchas veces el tipo de restos que se quiere localizar han sido vistos anteriormente y documentados. 

Tras la localización, en cambio, se usan otras herramientas: desde picos y palas para excavar a los más avanzados programas y softwares informáticos.

¿Qué acciones realiza un arqueólogo al encontrar un vestigio?

Cuando un arqueólogo encuentra algún vestigio se inicia un proceso que empieza pidiendo permisos de excavación a la Comunidad Autónoma y solicitando el permiso del propietario del terreno, si es que lo hubiera. 

Una vez obtenidos esos permisos se procede a excavar, a veces por un tiempo indefinido y otras veces temporalmente. 

Dado que no siempre se pueden conservar las piezas encontradas, hay que documentar todo el proceso: dejar constancia de dónde se ha encontrado cada pieza, hacer fotos, realizar dibujos

El objetivo es que se sepa exactamente qué se ha encontrado, dónde, cuándo, en qué estado de conservación y en qué posición.

Además, cada pieza es recogida en bolsas o recipientes de plástico, como las pruebas policiales, para que no se contaminen ni estropeen. 

¿Qué es el metodo Wheeler?

La excavación es una de las partes más importantes y delicadas del trabajo del arqueólogo, ya que es cuando se debe tener un mayor cuidado con lo que se encuentra, y lo principal es seguir un método claro.

Uno de los métodos más usados en el pasado era el método Wheeler, inventado por Sir Mortimer Wheeler en los años 70. 

Este método consiste en la división del área a excavar en una cuadrícula y la realización de distintos tipos de cata en busca de restos. 

La división del terreno en cuadrícula permite relacionar los vestigios encontrados en los distintos estratos y tener una idea global de la sucesión de situaciones históricas en una misma área.

¿Qué se necesita para ser arqueólogo?

En realidad, para ser arqueólogo no es necesario ningún título, solo ser capaz de trabajar en arqueología.

Sin embargo, hoy en día es habitual y casi obligatorio que los arqueólogos tengan formación universitaria

La grado universitario de arqueología ya se imparte en varias universidades en España, y también se puede acceder a la disciplina desde carreras afines, como Historia, Historia del Arte, Antropología o Humanidades.

Eso sí, especialmente si no se cursa el grado en arqueología, será necesario completar a posteriori un Máster de Arqueología para poder acceder al mercado laboral con garantías.

Tipos de arqueología

No todos los arqueólogos trabajan exactamente igual ni buscan lo mismo. Existen distintos tipos de arqueología.

A continuación, tienes algunos de los tipos más relevantes que existen hoy en día.

Etnoarqueología

La etnoarqueología se centra en el estudio de sociedades que, aún siendo contemporáneas, siguen siendo tecnológica y culturalmente preindustriales

Es una ciencia ligada a la antropología cultural y la etnografía, pero utiliza las fuentes materiales en lugar de las fuentes escritas y los testimonios directos.

Arqueología subacuática

La arqueología subacuática es una modalidad relativamente reciente de la arqueología, ligada a los avances tecnológicos de los últimos 100 años.  

Se centra en los vestigios arqueológicos sumergidos: ciudades sumergidas, pecios hundidos…

En este tipo de arqueología no se realiza una excavación propiamente dicha, ya que no suele ser preciso desenterrar los restos, aunque a veces sí es necesario. Se trabaja con embarcaciones y buzos.

Arqueometría

La arqueometría, más que un tipo de arqueología, es una disciplina arqueológica que se centra en la aplicación de métodos químicos y físicos para el estudio de los restos arqueológicos. 

Procesos técnicos como la datación por Carbono 14 son responsabilidad de los especialistas en arqueometría.

Egiptología

Se puede decir que la egiptología es lo más parecido a la idea “romántica” de la arqueología, y es la variedad más antigua de esta ciencia, que se inició con la entrada de los europeos en Egipto en el siglo XIX

Se trata de un tipo de arqueología aún muy popular, ya que en Egipto sigue habiendo una gran riqueza arqueológica por descubrir, y ha proporcionado algunos de los hallazgos más conocidos de la historia.

Arqueología aérea

La arqueología aérea es aquélla que utiliza la fotografía aérea para identificar y localizar los yacimientos arqueológicos

Este tipo de arqueología ha resultado muy útil para identificar formas de gran tamaño que difícilmente se pueden distinguir claramente desde el suelo, como los geoglifos gigantes de las líneas de Nazca o restos de grandes ciudades.

Arqueología cognitiva

La arqueología cognitiva también trabaja con restos materiales, pero investiga circunstancias sociales

Los métodos de este tipo de arqueología no son distintos en cuanto al trabajo en sí, sino en cuanto a  la focalización de su análisis.

Se centra en conocer cómo las distintas culturas entienden su día a día y cómo viven el sexo, el amor, las relaciones de amistad o familiares… a través de las manifestaciones artísticas y culturales.

Arqueología darwinista

La arqueología darwinista o darwiniana es un tipo de arqueología que tiene en cuenta no solo el comportamiento social humano, sino también su biología. 

Este tipo de arqueología surgió en la década de los 70 y está muy relacionada con la antropología física, ya que entiende que la evolución física de la humanidad puede verse reflejada en su producción material y viceversa.

Todos los arqueólogos usan ciertos conceptos propios de la arqueología darwinista, aunque ésta, como rama de la arqueología, aún se está extendiendo.

Arqueología experimental

La arqueología experimental puede entenderse como la parte más creativa del trabajo arqueológico, ya que es la encargada de comprobar cómo y para qué se usaban los objetos encontrados.

Eso se consigue mediante la experimentación, a veces con los mismos objetos y muchas más veces con réplicas creadas ad hoc, creando las condiciones en las que se cree que se usaban.

Arqueología holística

La arqueología holística es, más que una rama diferenciada de la arqueología, un enfoque global de esta ciencia, que pretende tener en cuenta todos los aspectos de la vida de los seres humanos.

Arqueología del paisaje

La arqueología del paisaje es un tipo de arqueología en el cual los vestigios arqueológicos se estudian en su contexto espacial y geográfico. 

En esta modalidad el paisaje es considerado el sitio en el que se desarrolla la actividad humana pero también un factor determinante en la misma. Por eso se pretende reconstruir el paisaje de la época estudiada. 

Arqueogenética

La arqueogenética es la obtención de información acerca de las distintas poblaciones humanas mediante el análisis del ADN de los restos humanos encontrados y su comparación con los humanos modernos.

Con este tipo de técnicas se consigue establecer vínculos histórico-espaciales y establecer la evolución de los grupos humanos a través de distintas épocas.

La arqueogenética permite, pues, conocer la historia de los asentamientos humanos, las migraciones y la interacción entre distintos pueblos, incluyendo sus conexiones físicas.

Arqueología prehistórica

Cómo su propio nombre indica, la arqueología prehistórica es la que se ocupa de los restos prehistóricos, desde los primeros enterramientos y restos de pinturas rupestres a las ciudades neolíticas.

Arqueología contemporánea

La arqueología contemporánea es una modalidad en expansión que se centra en el estudio de los restos materiales de la sociedad actual. 

Su campo de estudio principal es la ciudad, la producción industrial y los restos humanos de época reciente, siempre en sociedades industriales o postindustriales.

Exoarqueología

Finalmente, existe un tipo de arqueología que, aún siguiendo los mismos preceptos y métodos que el resto de variantes, tiene un objeto de estudio distinto: la exoarqueología.

Se trata del estudio de las civilizaciones extraterrestres a través de sus restos, ya sea en la Tierra o en otros planetas. 

Aunque esta disciplina era pura ciencia ficción hasta hace poco y sus practicantes raramente eran tomados en serio, la exploración espacial está abriendo nuevas vías para ella.